Playa de Las Canteras

De EnciclopediaGuanche
Saltar a: navegación, buscar
Playa de Las Canteras
Vista de la playa
Bandera Azul Puesto de primeros auxilios Accesible a minusválidos Paraje natural
Características generales:
 - Longitud 3.100 m
 - Ancho medio 50 m
 - Grado ocupación Alta
 - Grado urbanización Urbana
 - Paseo maritimo
Tipo de playa:
 - Composición Arena dorada
 - Tipo arena Fina
 - Condiciones baño Aguas tranquilas
 - Zona de fondeo Se admite
 - Playa nudista
Aspectos medioambientales:
 - Presencia vegetación
 - Zona protegida
 - Bandera azul
Seguridad:
 - Equipo de vigilancia
 - Señalización del peligro
 - Policia local
 - Equipo salvamento
Accesos:
 - Accesible a minusválidos
 - Tipo de acceso Fácil a pie / coche / guagua
 - Señalización de acceso



Playa de Las Canteras y el auditorio Alfredo Kraus

Destacado.jpg

La Playa de Las Canteras es una de las playas más conocidas y populares de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Es la principal playa urbana de Canarias Tiene una longitud de 4 km, es de arena dorada y está catalogada con bandera azul.

Según un estudio llevado a cabo para la revista "Mundo Científico", la de las Canteras es una de las mejores playas urbanas del mundo. Cuenta con el certificado UNE-EN ISO 14001, de AENOR, y la implantación de un sistema para la gestión integral del Medio Ambiente. Destacado.jpg


La playa de Las Canteras pretende convertirse en la primera playa europea incluida en la Red Europea de Espacios Naturales, según una propuesta del VIII Congreso y Exposición Internacional de Playas Ecoplayas, celebrada en Las Palmas de Gran Canaria en el año 2006.

Esta playa va desde el sitio conocido como La Puntilla hasta el sitio conocido como El Rincón, a la altura del Auditorio Alfredo Kraus. Está protegida por una arrecife volcánico de 2 kilómetros de longitud, denominado "La Barra".

Contenido

Situación

Las Canteras se extiende en el lado poniente del istmo de Guanarteme, antaño lengua de dunas y arenas que unía las montañas de la península de La Isleta, situadas al noreste, con el resto de la isla de Gran Canaria. La playa es la mas extensa de las existentes en la ciudad. Se encuentra orientada al noroeste, en lo que se conoce como arco o bahía de El Confital, y se extiende desde las estribaciones de La Isleta hasta poco antes de la desembocadura del barranco de Tamaraceite, durante poco más de tres extensos kilómetros de arena fina y dorada.

En gran parte de esta longitud, la playa queda resguardada de las corrientes del Atlántico por una barra natural, de arenisca y arrecifes, que es conocida popularmente con el nombre de "la barra" y puede alcanzarse a nado desde la orilla. Por el lado interior de la costa, discurre el Paseo de Las Canteras, vía peatonal que recorre en paralelo toda la playa desde las inmediaciones del Auditorio Alfredo Kraus hasta la zona conocida como "la Puntilla" y de ahí, en prolongación, hasta llegar a las inmediaciones de la playa de El Confital, hasta hace algunos años sólo frecuentada por practicantes de surf, donde se genera la que muchos consideran como la mejor ola derecha de Europa.

Formación geológica

La Isleta era en sus orígenes un islote aislado, separado de la isla de Gran Canaria por una franja de mar de cerca de un kilómetro de ancho. En su lado sureste surgió el istmo de Guanarteme, una lengua de tierra que permitía convertir a La Isleta en península uniéndola al resto de la isla. El istmo contaba con una longitud aproximada 41,2 kilómetros y poco más de 200 metros de ancho en su parte más estrecha, abriéndose en forma de copa en sus extremos. La vertiente occidental del istmo está ocupada por la playa de Las Canteras, mientras que la oriental acoge las instalaciones del Puerto de La Luz.

El campo de dunas se formaba con las arenas que la corriente marina depositaba en la playa y que luego los vientos alisios arrastraban a tierra firme. Hasta mediados del siglo XIX el campo dunar se conservaba prácticamante intacto, tal y como se reflejaba en planos de la época, pero la expansión de la ciudad fue provocando su deterioro progresivo hasta desaparecer en su práctica totalidad.[1]

Pese a su vinculación con La Isleta, no hay datos que determinen la composición del material geológico que se encuentra bajo el istmo. Sólo el geólogo finlandés Hausen, en un estudio llevado a cabo en el año 1962,[2] ha podido expresar una teoría al respecto. Según Hausen, toda la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria está asentada sobre una terraza fluvial de conglomerados fonolíticos, sedimentada después del Mioceno mediante aportes del baranco Guiniguada, coincidiendo con una notable regresión marina de la isla debido al incremento de sus actividades volcánicas, y al surgimiento de La Isleta, como un islote de aquella, también debido a las erupciones volcánicas que se dieron hasta el período cuaternario reciente.

Las corrientes marinas entre La Isleta y Gran Canaria dificultaron la consolidación del estrecho retrasándola durante un tiempo hasta los últimos episodios fluviales, pero cuando se produjo vino acompañada de cementación debida a la sedimentación de aportes calcáreos de la abundante fauna marina que existía, formada por lumaquelas y ostreidos. Finalmente, el aporte incesante de los referidos materiales provocó la colmatación del pequeño estrecho formando el istmo de Guanarteme que une hoy La Isleta, actual península a modo de tómbolo, con la ciudad de Las Palmas de Gran Canria y el resto de la isla.

De esta forma nació la Playa de Las Canteras, la cual durante mucho tiempo se llamó Bahía del Arrecife. Está constituida en su totalidad por arena rubia fina, encontrándose en ella pequeños cristales de olivino y piroxeno, así como un componente orgánico de conchas molidas, lo que se conoce en Canarias con el nombre de confite. Del agua emergen, en la bajamar, restos rocosos que probablemente correspondan al sustrato donde se asienta la arena de la playa y el istmo en sí.

Panorámica del istmo de Guanarteme en 1880. A la izquierda la Bahía del Confital, donde hoy se extiende la Playa de Las Canteras y a la derecha la Bahía de Las Isletas o de La Luz, donde hoy está ubicado el puerto de la ciudad. Al fondo, los volcanes de la Isleta, con las primeras casas del barrio que lleva su nombre a sus piés.

Historia

Arenales del istmo en 1885

La lengua de dunas y arena que era el itsmo de Guanarteme ha desaparecido hoy día, quedando las playas de Las Canteras, a poniente, y la de Las Alcaraveneras, a naciente, como un pequeño recuerdo de lo que un día fue el extenso campo dunar que conformaba el istmo.

Fue a finales del siglo XIX, cuando empezó a poblarse el la zona, hasta entonces desierta. Favorecidas por la pujanza del Puerto de la Luz, sobre el campo dunar, se fueron asentando las viviendas que terminarían cubriéndolo por completo para consolidar el barrio urbano de Santa Catalina.

Las dunas eran consecuencia del arrastre de arena de la playa, que al ir levantándose las edificaciones y modificando el sistema de circulación de la arena, frenaron su avance y provocaron su acumulación, por lo que fueron ganando espacio al mar de forma progresiva, ensanchando así la superficie del istmo.

Las primeras referencias concretas a las playa se remontan al siglo XV, si bien antes, entorno a los años 1410 y 1460, ya se publicaban planos en los que La Isleta aparecía separada de la isla como si el istmo estuviese rebasado por agua la mayor parte del tiempo. En la época de la Conquista de la isla (1479) ya se testimoniaba que el traslado entre el puerto y la ciudad había de hacerse habitualmente en bote.

En el siglo XVI, se cita el Puerto del Arrecife, como lugar de embarque y desmbarque, pero supeditado al de Las Palmas y un siglo después, hacia 1686, aparece el primer plano del istmo dibujado por Pedro Agustín del Castillo, en el que figura la Bahía del Arrecife con una serie de escollos que representaban La Barra. A finales del siglo XVII, la ciudad no era tan extensa como lo es hoy, por lo que la playa quedaba a unos kilómetros del casco. Es por ello era un lugar prácticamente desierto y desconocido para la ciudadanía, sólo frecuentado por quienes se atrevían a visitarla caminando o en carreta entre campos de cultivo y dunas, o bien la cruzaban para ir de pesca o de caza a La Isleta o, simplemente, por motivos comerciales dado que la zona era fondeadero habitual de buques, resguardados al abrigo de La Isleta.

Siglos más tarde, en el XIX se comenzarían las obras de la carretera que uniría la playa y el puerto con el casco urbano (1855) y con ella se pondría en marcha, en 1890, el primer viaje colectivo en tranvía desde Vegueta al Puerto del Refugio. Gracias a estos medios, la playa comenzó a ser tímidamente frecuentada por los ciudadanos. En torno a 1910 ya se habían levantado las primeras edificaciones y entonces la playa era frecuentada por unas doscientas personas en sus mejores días, pero la mayoría de ellos eran paseantes. La moral de la época, que veía mal el baño en la playa como ahora lo conocemos, reducía el número a unos pocos bañistas.

Paisaje playero y primera urbanización (1925)
Paseo de Las Canteras, plaza Pinito del Oro (2004)

Urbanización

Es a partir de finales del siglo XIX cuando la playa ya empezaba a ser conocida por el nombre de Las Canteras. El origen del topónimo se debe a las extracciones que se hacían en La Barra de piedra arenisca para los filtros de las populares pilas de agua canarias o destiladeras, práctica esta que, de no haber sido suspendida en su momento, hubiera acabado por hacer desaparecer al arrecife y con él parte de la playa. Por aquellos años el auge del muelle de San Telmo trajo consigo una creciente actividad de carpinteros de ribera y otros artesanos que encontraron en la Bahía del Arrecife el principal carenero. Salvo un reducido caserío en la zona de La Puntilla donde estos artesanos vivían y trabajaban, el resto seguía siendo un paraje deshabitado.

Con la llegada del año 1883, comenzaron los trabajos de construcción del Puerto de La Luz y también fueron surgiendo los primeros planes de urbanización. Así, ese mismo año, el arquitecto municipal Francisco de la Torre idea un proyecto en donde la playa aparecía enmarcada por una gran calle, la más grande que se preveía para el sector, anticipándose a la idea del paseo peatonal que se levantaría en el futuro tal y como lo conocemos ahora. Unos años más tarde de aprobado el proyecto, empezaron a erigirse las primeras casas, principalmente residencias de veraneo de familias adineradas.

Por las primeras décadas del siglo XX, entre 1920 y 1930, Las Palmas de Gran Canaria se convirtió en estación invernal, visitada anualmente por unos 3.000 turistas. Estos turistas, ingleses en su mayoría, se alojaban en los catorce hoteles que por entonces tenía la ciudad, de los cuales nueve estaban situados en la zona del Puerto dado el gran atractivo que por entonces ya había logrado la Playa de Las Canteras. A raíz de ello, el ayuntamiento decide en 1936 adoptar como proyecto definitivo de urbanización el del arquitecto Miguel Martín Fernández de la Torre, comenzándose las obras del paseo al año siguiente y manteniéndose su fisonomía original, salvo pequeños cambios, hasta las obras de remodelación total que concluyeron a finales de los años 90.

A largo del siglo XX se fueron sucediendo diversos proyectos de urbanización y ordenación no del todo puestos en práctica. Por ejemplo, el del arquitecto bilbaíno Secundino Zuazo Ugalde de 1943, profesional con acertados planteamientos que fueron ejecutados en otras zonas de la ciudad, pero que tuvo para las Canteras una propuesta muy singular que, afortunadamente, no fue puesta en práctica por el ayuntamiento. Zuazo, en su planeamiento, cerraba la playa con dos diques paralelos a la costa, con los que ganaba terrenos al mar para destinarlo a edificaciones, espacios públicos y a la construcción de un pequeño muelle deportivo; un proyecto que, de haberse realizado, se hubiera comido la mitad de la playa dejando La Barra en la misma orilla.

En 1991 el ayuntamiento de la ciudad se planteó dar un lavado de cara a la playa y afrontó la renovación del paseo que desde su construcción en los años 30 tan sólo había sido sometido a parcheos y al repintando anual de sus barandillas. Para ello se tomó la decisión de realizar una obra con vistas a futuro y para ello se renovó todo el pavimento, el alumbrado público y el mobiliario urbano, y se realizaron, además, una serie de obras complementarias como la organización de las canalizaciones y la creación de una galería de servicios que recorre todo el subsuelo del paseo y que evita la apertura de zanjas y catas sobre el nuevo pavimento cuando haya que arreglar averías. La obra, dada su extensión y envergadura, se tuvo que realizar en varias fases comenzando por la zona de la Isleta hasta llegar a las inmediaciones del Auditorio Alfredo Kraus en el barrio de Guanarteme e incluyó, además del reformado de la avenida, el de cada una de las calles que confluían en ella y que fueron peatonalizadas con los mismos materiales que los empleados en el paseo.

Así, Las Canteras pasó de ser una playa clásica, familiar y obsoleta a transformarse en una playa de venguardia, con mobiliario moderno y funcional, con accesos y servicios para personas con movilidad reducida y conectada por una completa red de transportes y comunicaciones. Desde entonces la modernización y el crecimiento de Las Canteras han continuado, y el paseo se ha ampliado a cada extremo. En un extremo se encuentra La Puntilla, lugar donde antes acababa la playa y desde donde ahorra arranca el paseo marítimo hasta las inmediaciones de El Confital, que durante su recorrido se va adaptando a la especial orografía de la zona, mas abrupta y acantilada, resaltando la belleza de la roca volcanica y de las numerosas peñas que salpican el camino. Por el otro extremo, tradicionalmente la playa terminaba en La Cícer. Ahora llega hasta las inmediaciones del Auditorio y la Plaza de la Música.

Entorno y medioambiente

El pescador limpia su pesca
Plaza de la Música y Auditorio
Grupo de Calderones en la playa de Las Canteras
La Barra
Se trata de una roca sedimentaria de arenisca y deposiciones calcareas que protege gran parte de la playa e impide que las mareas arrastren y transporten la arena mar adentro.
El Confital
La playa de El Confital se encuentra situada en la península de La Isleta y es prolongación natural de Las Canteras. La zona habitualmente utilizada como playa abarca unos dos kilómetros, aunque la franja litoral es mucho mayor. Está formada por tableros de roca con una capa de arena gruesa al final de los mismos. Esta playa es admirada por la limpieza de sus aguas, la perfección de sus olas y la belleza de sus rocas y acantilados. Hasta hace algunos años, a pie de playa se levantaba un pequeño poblado de chabolas, pero recientemente fue erradicado y los terrenos de El Confital pasaron de nuevo a ser dominio público. A mediados de 2007 darán comienzo unos trabajos de adecentamiento y adecuación para el disfrute público.
Móvil al viento
Una de las últimas obras del polifacético artista lanzaroteño César Manrique.
Real Club Victoria
Fundado en 1910, la entidad ha representado un destacado papel en la vida cultural y deportiva de la ciudad, y hoy sigue articulando la vida social en el entorno de La Puntilla,con el deporte como trasfondo. Junto con la sede social, punto de encuentro de sus socios y lugar de desarrollo de sus activiadades, dirige una de una escuela de vela situada bajo la plaza de La Puntilla.
Mercado del Puerto
Clínica de San José
Uno de los edificios históricos de la playa, construido en 1900, que a su vez es un conocido punto de encuentro. Otras edificaciones históricas como el Cine de Los Hermanos Millares o el Club Pala han cedido su espacio a construcciones más modernas.
Esculturas en el paseo
Los niños de La Barra, grupo escultórico en bronce de Juan Bordes; busto al poeta Saulo Torón y al Doctor Apolinario Macías; escultura a Mary Sánchez; escultura móvil en acero cortén; El Pescador limpia su pesca, obra en cobre; Nadadores, cubo en acero cortén obra de Panadero.
Murales playeros
El deseo de armonizar las construcciones modernas con la indiosincrasia de la playa se ha traducido en unos característicos murales realizados en 1994 sobre algunas fachadas medianeras, en los que predominan los motivos marinos y el azul del mar. Algunos de estos murales fueron obra del artista Manuel Padorno, quien tenía su residencia en la misma playa.
Monumento a Alfredo Kraus
Majestuosa escultura en bronce del insigne tenor grancanario Alfredo Kraus.
Auditorio Alfredo Kraus y Palacio de Congresos
Artículo principal: Auditorio Alfredo Kraus (Gran Canaria) Obra de Óscar Tusquets.
Sede de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y Plaza de la Música
El Atlante
Obra de Tony Gallardo inaugurada por los Reyes de España Don Juan Carlos y Doña Sofía en 1986, situada alejada de la playa, sobre un promontorio junto a la entrada norte de la ciudad. Está realizada completamente en roca volcánica y rememora historias de valles y barrancos inmensos, que se simbolizan en esta figura de mujer que, con sus brazos abiertos, glorifica al Atlántico.
Gestión Medioambiental
Las Canteras cuenta con el certificado UNE-EN ISO 14001:2004, otorgado por AENOR en el año 2004[3] por la implantación de un sistema para la gestión integral del Medio Ambiente que garantiza y establece las directrices para que todos los servicios y trabajos que se realizen en la playa se lleven a cabo con el más absoluto respeto al Medio Ambiente.
Banderas azules
La calidad de la playa y de sus servicios también se ha venido reconociendo año tras año, ininterrumpidamente desde 1989, con la concesión de la Bandera Azul, distintivo de la Unión Europea que viene a garantizar que las aguas, la limpieza, los medios de vigilancia y de salvamento y socorrismo de la playa son los óptimos.

Servicios

Puesto de vigilancia y salvamento
  • Puesto permanente de socorrismo y primeros auxilios (operativo los 365 días del año, en invierno de 10 a 17 horas y en verano de 10 a 19 horas). Puntos de vigilancia con socorristas a lo largo de playa (en temporada alta).
  • Instalaciones deportivas y juegos infantiles.
  • Fácil acceso en transporte público. Aparcamientos. Paseo peatonal. Aparcabicicletas en el paseo.
  • Hoteles y apartamentos, restaurantes y cafeterías, en la misma playa y en inmediaciones.
  • Accesos para personas con movilidad reducida. Rampas en acceso a paseo y del paseo a la arena. Área habilitada para PMR con monitores y equipamiento para el baño.
  • Vigilancia policial, con puesto permanante en la playa.
  • Servicio de megafonía, aviso de personas desaparecidas. Oficina de objetos perdidos.
  • Toma semanal de muestras de agua para análisis sanitario y control de calidad.
  • Balneario y guararropa. Baños públicos. Duchas y lavapiés.
  • Alquiler de hamacas y sombrillas, repartidas en trece sectores a lo largo de la playa.
  • Conexión a Internet gratuita mediante tecnología Wi-Fi en algunos puntos de la playa.
  • Punto de información turística con atención en cuatro idiomas.
  • Biblioteca Josefina de la Torre, biblioplaya permanente con una selección de libros editados acerca de la Playa de Las Canteras, conexión a Internet y otras actividades de animación a la lectura playera.
  • Organización de actividades de ocio y espacimiento y diversos eventos.
  • Servicio integral de limpieza y conservación para la playa y el paseo. Rastrillado diario, oxigenado y desinfección de la arena, duchas, lavapies y pasarelas.

El surf en Las Canteras

Surfistas en la Cícer

Las olas que llegan hasta el litoral de la playa son motivadas por la mar de fondo que se produce en lugares tan alejados como la península, Inglaterra o, incluso, Canadá. Cuando durante unos días los vientos soplan con fuerza sobre el mar, se forman olas cortas y caóticas que viajan por todo el océano Atlántico. Durante el viaje, aquellas que se agrupan y forman olas largas y ordenadas, son capaces de recorrer miles de kilómetros y, de esta forma, cuando llegan a Canarias presentan las condiciones perfectas para poder surfearlas.

Repartidos por la bahía del Confital, existen tres lugares para practicar este deporte. Uno se encuentra justo detrás de la plaza de la Música y el Auditorio Alfredo Kraus, en la zona más meridional de la playa, donde se forma la ola de Lloret, llamada de esta forma porque en la zona se ubicaban las antiguas factorías de pescado Lloret y Linares hoy desaparecidas. Más hacia el norte, en la zona de la playa conocida como La Cícer, que al no tener Barra que la proteja, levanta las olas mas grandes de la playa, se forma un oleaje que resulta ideal para iniciarse en la práctica del surf. Finalmente, en El Confital se crea un imponente tubo que hace las delicias de los más experimentados por su rapidez y fuertes contrastes.

En Las Canteras existen escuelas de surf que imparten cursos de iniciación y de perfeccionamiento y periódicamente se organizan pruebas y campeonatos que puntúan a escala mundial.

Actualidad

Según un estudio llevado a cabo para la revista "Mundo Científico", la de las Canteras es una de las mejores playas urbanas del mundo.

La playa de Las Canteras pretende convertirse en la primera playa europea incluida en la Red Europea de Espacios Naturales, según una propuesta del VIII Congreso y Exposición Internacional de Playas Ecoplayas, celebrada en Las Palmas de Gran Canaria en el año 2006.

Esta playa va desde el sitio conocido como La Puntilla hasta el sitio conocido como El Rincón, a la altura del Auditorio Alfredo Kraus. Está protegida por una arrecife volcánico de 2 kilómetros de longitud, denominado "La Barra".

Curiosidades

  • 1

Referencias

Notas
  1. Memoria del Plan MAGNA (op. cit.), refiriéndose al Plano de la Bahía de Las Palmas, realizado por la Dirección Hidrográfica de España en el año 1879.
  2. El estudio, que aparece citado en la memoria del MAGNA, es:  Hausen, Hans [et al.] New contributions to the geology of Grand Canary, 1962, Helsinki : Ejnar  {{{nombre}}} {{{apellidos}}} New contributions to the geology of Grand Canary, 1962, Helsinki : Ejnar, “'
  3. AENOR, certificado GA-2004/0288 vigente a 01.05.2007. [1]
Bibliografía
  •  Herrera Piqué, Alfredo

Las Palmas de Gran Canaria, 1984, Alcorcón : Editorial Rueda, S.L  {{{nombre}}} {{{apellidos}}} Las Palmas de Gran Canaria, 1984, Alcorcón : Editorial Rueda, S.L, ISBN 84-7207-041-7 (o.c.) “'

  •  [IGME : Plan MAGNA (2ª serie)]

Hoja y memoria del mapa geológico de España E. 1:25.000 : n 1.101 I y II (Las Palmas de Gran Canaria), 1990, Madrid: Instituto Geológico y Minero de España. IGME  {{{nombre}}} {{{apellidos}}} Hoja y memoria del mapa geológico de España E. 1:25.000 : n 1.101 I y II (Las Palmas de Gran Canaria), 1990, Madrid: Instituto Geológico y Minero de España. IGME, “'

Véase también

Enlaces externos

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Imprimir/exportar
Enlaces