Cristo de La Laguna

De EnciclopediaGuanche
Saltar a: navegación, buscar
Campanario del Real Santuario del Santísimo Cristo de la Laguna

El Santísimo Cristo de La Laguna es una figura católica de gran valor histórico, artístico y cultural que representa la imagen de Jesús de Nazaret crucificado. Está situada en San Cristóbal de La Laguna, municipio y ciudad de la isla de Tenerife (Canarias). Esta imagen destaca por su color moreno y es una de las imágenes más veneradas de las Islas Canarias (especialmente en la isla de Tenerife junto con la Virgen de Candelaria),[1] es la imagen Cristológica más venerada de Canarias,[2][1] y la imagen religiosa más antigua del archipiélago.[1] Dicha obra es una de las mejores imágenes que forman parte del Patrimonio Histórico de Canarias.[3][1] Se la considera además como la imagen flamenca más importante de Canarias.[1]

Su santuario es el convento franciscano de San Miguel de las Victorias (más conocido como Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna). La talla es de estilo gótico del siglo XVI. En ella, Jesús se encuentra pendiente de la cruz por tres clavos de tamaño natural. Su cabeza fue representada inclinada y vuelta hacia el lado derecho. Su cara muestra dolor y está oscurecida y su cuerpo, y en especial su musculatura, presenta unas proporciones bastante correctas para la época. La Pontificia, Real y Venerable Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna, es la hermandad encargada de la imagen del Cristo (que es la hermandad más antigua del archipiélago)[4] y de su Santuario se ocupan los franciscanos. Al lado de su Santuario se encuentra la Plaza del Cristo de La Laguna.

Contenido

Historia

Se creía que era de procedencia sevillana e incluso nórdica pero tras las investigaciones del profesor Francisco Galante Gómez se cree que se trata de una talla de origen flamenco-brabanzón, esculpida por Louis Der Vule hacia 1514 y que debido a las relaciones comerciales y a las significaciones de las importaciones de obras de arte entre los antiguos Países Bajos meridionales y el resto de Europa, llegaría a Venecia, localidad que gozaba en aquel entonces de un gran esplendor comercial y económico, siendo llevada a Barcelona, y desde ahí a Cádiz, donde se alojaría temporalmente en la Ermita de la Vera Cruz en Sanlúcar de Barrameda, hasta su llegada a la isla de Tenerife.

Santuario del Cristo de La Laguna

No se sabe a ciencia cierta si llegó como consecuencia de su adquisición por el conquistador de la isla, el Adelantado Alonso Fernández de Lugo, para presidir dicho Convento, o más bien como un regalo que hizo a este Don Juan Alonso Pérez de Guzmán y Zúñiga, VI Duque de Medinasidonia, fruto de las buenas relaciones existentes entre el General Lugo y dicha Casa de la Nobleza Española.

Un cronista oficial de La Laguna, el sacerdote José Rodríguez Moure, lo describiría así en su obra Guía Histórica:

Esta imagen de Jesús es un Crucificado pendiente de la Cruz por tres clavos de tamaño natural. La cabeza un poco inclinada y vuelta hacia el lado derecho no la tiene desmayada sino algo erguida, velando el rostro por la sombra de un mechón de pelo de la cabellera nazarena que le cae por la izquierda y casi se apoya en el pecho; la hermosa faz, aunque dolorosa y renegrida, es atractiva; la musculatura y proporciones bastante correctas para la época que revela, teniendo la corona de espinas que adorna la cabeza y el paño que cubre los lomos formados de talla en el propio madero en que fue esculpida. Aunque la pintura, por la acción del tiempo, ya está entenebrecida, aun se puede observar que nunca predominaron en ellas los tonos sonrosados sino los morenos o trigueños por las sombras de los cardenales, heridas y congestiones...

Inscripciones en la talla

Entre sus detalles, destacan unas inscripciones que se incluyen en el paño de pureza o perízonium, que está ajustado a las caderas y ladeado a la izquierda; sus plegados hacen un efecto de luces y sombras.

Éstas inscripciones se sitúan, por un lado en la parte superior del paño, que posee un conjunto de letras con adornos florales. Otras, en la parte lateral, más desapercibidas, nos hablan del autor y fecha de su talla. Su calidad como obra de arte es sobresaliente, al igual que su importancia devocional.

El velo del Cristo

En el Real Santuario del Cristo de La Laguna se conserva un velo del Cristo, de seda adamascada, que es anterior a 1599. En él aparecen dos símbolos importantes como la Cruz y la "S" de la Pontificia, Real y Venerable Esclavitud del Santísimo Cristo de La Laguna. La importancia de este velo del Cristo es que fue bajado a Santa Cruz de Tenerife ante el inminente ataque de los holandeses luteranos, que días antes habían saqueado e incendiado Las Palmas de Gran Canaria, con 73 navíos al mando del vicealmirante Pieter Van der Doez.

Los religiosos del Santuario del Cristo de La Laguna hicieron procesiones y plegarias a la citada imagen, y decidieron que se llevara a Santa Cruz el velo que cubría al Cristo para que fuera utilizado como estandarte en la batalla.

Milagros

La noche del 28 de julio de 1810, un gran incendio asoló el Real Santuario del Cristo, se hicieron esfuerzos sobrehumanos para librar de aquella hoguera la preciada imagen del Cristo de La Laguna. Muchos se impresionaron al ver trasladar, a las tres de la mañana, al Cristo a la Parroquia de Los Remedios (hoy la catedral), alumbrando su paso con los trozos de tea que fueron arrancados del incendio. "Una procesión fatídica -dicen los cronistas- en que los llantos de un pueblo consternado se oían a gran distancia". El hecho de que el Cristo se salvara de las llamas fué conciderado todo un milagro por parte de los ciudadanos.

La Batería de Armas del Grupo de Montaña, reforzada por personal del de Costa, participó en 17 combates de la campaña de Marruecos entre 1921-1922, en la Zona de Larache. La Batería, que antes de su partida se encomendó a la advocación del Cristo de La Laguna, regresó sin haber sufrido ninguna baja. Una vez finalizada la contienda en Marruecos, en 1922, los 160 hombres de la Batería regresaron sanos, después de haber participado en 17 combates, lo que fue tomado por muchos como un auténtico milagro del Cristo. En acción de gracias, los artilleros hicieron la solemne promesa de acompañar al Cristo en todas sus procesiones, con una escuadra de 7 gastadores, expresión de su inmensa fe y amor al Cristo de La Laguna.[5]

Situación actual, Real Santuario y Fiestas del Cristo

Interior del Santuario del Cristo

El paso del tiempo ha oscurecido y dañado levemente la pintura de la talla. En estos momentos se conserva en el Real Santuario del Cristo, una iglesia de una sola nave, alta y estrecha que en la actualidad tiene la categoría de Real Santuario.

Esta imagen del Cristo de La Laguna procesiona cada año en la Semana Santa más importante del Archipiélago Canario, la Semana Santa de San Cristóbal de La Laguna, por estas fechas la imagen procesiona en una cruz de madera. El Viernes Santo de madrugada en la procesión conocida como "El Encuentro" el Cristo sale de su Real Santuario y se encuentra en la calle con La Dolorosa, San Juan y La Magdalena, para después ir todos juntos hasta la catedral. Allí permanecen unas cuantas horas en estación de penitencia. Ya por la tarde salen de la catedral en la Procesión Magna y el Cristo regresa a su santuario.

Cada 9 de septiembre la venerada imagen del Cristo es bajada en público del altar mayor de su Real Santuario, para el rito del besapiés y para más tarde ser colocada en el trono procesional, para sus fiestas mayores de septiembre. La imagen permanece en su trono procesional hasta el 21 de septiembre, día en que la sagrada imagen es subida de nuevo a su altar. Durante este tiempo la imagen es solemnemente trasladada hasta la Catedral de La Laguna (9 de septiembre), durante sus Fiestas de Septiembre, en la cual procesiona en una cruz repujada en plata, en la catedral permanece durante varios días, hasta el día 14 de septiembre (Día Grande del Cristo) cuando se procede al traslado de vuelta a su Real Santuario. Ya por la noche, se celebrará el Octavario en su Real Santuario. Tras la eucaristía será la Procesión del Cristo por las principales calles de la ciudad, visitando los conventos de Santa Clara y Santa Catalina de Siena. También la imagen es colocada en la cruz de plata mientras está en el altar de su Santuario el resto del año, estando también su retablo repujado en plata y en oro. El 14 de septiembre el Ejército canario desfila junto al Cristo, debido a una antigua promesa.

La base de plata repujada con la que el Cristo procesiona fué donada en 1654 por el capitán Lázaro Rivero. La cruz, cubierta con chapa de plata toscamente labrada, es un regalo de don Francisco Bautista Pereira de Lugo, señor de las islas de La Gomera y El Hierro, en 1630; La cruz antigua que ha sido sustituida por ésta se guarda en el coro bajo del convento de las monjas claras.

La Comisión de Patrimonio Histórico del Cabildo de Tenerife había emitido un informe favorable para que la imagen del Cristo de La Laguna y la de la Virgen de Candelaria sean declarados Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Bien Mueble. El Cristo de La Laguna y su santuario fueron declarados en el año 2003 por el Gobierno de Canarias como Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento para el Real Santuario y categoría de Bien Mueble, para la imagen del Santísimo Cristo, igualmente la imagen de la Virgen de Candelaria y su basílica recibieron la misma distinción.[6] En la parroquia Matriz de San Agustín de la isla de Gran Canaria hay un lienzo de 1957 del Santísimo Cristo de Laguna en la capilla de Nuestra Señora de Los Dolores "La Genovesa" su autor es Enrique Sánchez así como en otras iglesias de las Islas Canarias guardan en su interior retratos y lienzos del Cristo lagunero, prueba de la gran devoción que siempre le ha profesado el pueblo canario.

El Cristo de La Laguna y la Virgen de Candelaria

En 1997 el Cristo de La Laguna recibió en su ciudad a la imagen de la Patrona de Canarias la Virgen de Candelaria con motivo de su visita a este municipio, donde estuvo en la Catedral de La Laguna. El 22 de mayo de 2009 el Cristo y la Virgen Candelariera se volvieron a encontrar en la plaza del Cristo, como ya lo habían hecho en 1997 y 1964. La Virgen y el Cristo se han encontrado almenos desde 1607. En esta ocasión, el Santísimo Cristo de La Laguna fue trasladado hasta la parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios (hoy, La Catedral Nivariense) y, desde allí, junto con la Virgen de los Remedios, partió a recibir la comitiva. Incorporadas las dos procesiones, condujeron al Convento de Santo Domingo a la Virgen de Candelaria, restituyendo luego las otras dos imágenes a sus correspondientes lugares de culto. Cuentan las crónicas que la mediación mariana ocasionó abundantes lluvias que lograron la extinción de la plaga. En definitiva ambas imágenes de La Candelaria y el Cristo Lagunero siempre han estado y están en cierto modo relacionadas.

El Cristo y los Reyes de España

El día 22 de noviembre de 2006 recibió la visita de los Reyes de España (Don Juan Carlos I de Borbón y su esposa Doña Sofía de Grecia), los cuales se consideran "Esclavos Honoríficos" de la hermandad al igual que al Papa de Roma. El Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna, fue el tercer santuario cristiano de Canarias (tras la Basílica de Candelaria y la Catedral de Canarias) en recibir el título y la distinción de "Real". Fue el 19 de diciembre de 1906, gracias al Rey Alfonso XIII. Dicho monarca también le dió el título de "Real" a la hermandad del Cristo.[7][8]

http://www.eldia.es/2000-09-14/34_cristo1por.jpg El Cristo moreno lagunero en su altar de oro y plata.

Véase también

Enlaces externos


Error en la cita: Existen etiquetas <ref>, pero no se encontró una etiqueta <references />
Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Imprimir/exportar
Enlaces