Acciones

Sus scrofa domestica

De EnciclopediaGuanche

(Redirigido desde «Cochino»)
Cochino doméstico
Sow with piglet.jpg
Cochina con su lechón


Clasificación científica

Estado: DOM

Dominio:

Nombre: Cochino doméstico

Reino: Animalia

Clase: Mammalia

Orden: Artiodactyla

Suborden: Suina

Familia: Suidae

Género: Sus

Subgénero:

Sección:

Categoría:

Subdivisión:

Especie: S. scrofa

Especie: S. s. domestica
Linnaeus, 1758

Tribu:

Subtribu:

Islas

¿Es endemismo?

Nivel de protección

Distribución
Nombre binomial

-





El cochino (Sus scrofa domestica), también denominado cuchino, cerdo, chancho,[1] puerco, porcino, marrano, gorrino o cochino, es una subespecie de mamífero artiodáctilo de la familia Suidae. Es un animal doméstico usado en la alimentación humana por muchos pueblos. Su nombre científico es Sus scrofa ssp. domestica, aunque algunos autores lo denominan Sus domesticus o Sus domestica, reservando Sus scrofa para el jabalí.

Su domesticación se inició en el Oriente Próximo hace unos 13 000 años,[2] aunque se produjo un proceso paralelo e independiente de domesticación en China.[3]

Los datos procedentes de los estudios de ADN sobre restos óseos de cochinos neolíticos europeos indican que los primeros cochinos domésticos llegaron a Europa desde el Próximo Oriente. Aun así, parece que, posteriormente, también se produjeron en Europa procesos de domesticación de jabalíes salvajes.[4] Los registros históricos indican que los cochinos domésticos asiáticos fueron introducidos en Europa durante los siglos XVIII y XIX, mezclándose con las razas europeas.[3]

En la actualidad el cochino doméstico se encuentra en casi todo el mundo. La distinción entre el cerdo silvestre y doméstico es pequeña y en algunas partes del mundo (por ejemplo en Nueva Zelanda) el cerdo doméstico se ha vuelto cimarrón. Los cerdos cimarrones pueden causar daños sustanciales al ecosistema. La familia de los suidos también incluye alrededor de 12 diferentes especies del cerdo silvestre, clasificadas también bajo el género Sus.

Características

Cochinino negro canario con sus características orejas grandes.

El cochino doméstico adulto tiene un cuerpo pesado y redondeado, hocico comparativamente largo y flexible, patas cortas con pezuñas (cuatro dedos) y una cola corta. La piel, gruesa pero sensible, está cubierta en parte de ásperas cerdas (pelo) y exhibe una amplia variedad de colores y dibujos. A pesar de su apariencia son animales ágiles, rápidos e inteligentes.

Adaptados mediante selección para la producción de carne, dado que crecen y maduran con rapidez, tienen un período de gestación corto, de unos ciento catorce días (tres meses, tres semanas y tres días), y pueden tener camadas muy numerosas. Son herbívoros en estado salvaje porque tienen una mandíbula preparada para vegetales. En su domesticación son omnívoros y se les da también carne, siempre picada, pero consumen una gran variedad de vegetales y restos orgánicos que contengan proteínas. En la ganadería doméstica suelen alimentarse con cáscaras, fregaduras, vísceras o restos de la comida humana. Con falta de alimento pueden llegar a comerse hasta sus propias crías.

Además de la carne, del cochino también se aprovechan la piel (cuero) para hacer maletas, calzado y guantes, y las cerdas para confeccionar cepillos. Son también fuente primaria de grasa comestible saturada, aunque, en la actualidad, se prefieren las razas que producen carne magra. Además, proporcionan materia prima de calidad para la elaboración del jamón.

En libertad los cochinos pueden llegar a vivir de diez a quince años.Referencia requerida

Comportamiento

Los cochinos desarrollan complejas estructuras sociales, y a las tres semanas de nacidos comienzan a interactuar, jugando, con otros miembros de su comunidad. Es durante esta época cuando los cochinos desarrollan lazos sociales más fuertes con ciertos miembros de su comunidad, lazos que prevalecerán lo que dure su existencia.

Los cochinos, junto con los perros y los gatos, no poseen glándulas sudoríparas,[5] debido a eso se mojan o enlodan frecuentemente para mantenerse frescos en climas y temporadas cálidas. Si se asolean demasiado se les puede irritar la piel.

Los cochinos tienen el olfato muy desarrollado, y en algunos países europeos]] son usados para buscar trufas en el campo.

En países como Chile]], los marranos se usan en un juego popular llamado «pillar el chanchito», donde un lechón es embetunado en aceite y soldo entre niños para que estos intenten atrapar al animal con sus propias manos. Esta práctica aparece también en Canarias, pero con personas adultas en fiestas del lechón.

Distribución

Los cochinos están adaptados a climas templados y semitropicales y se encuentran en muchas zonas del mundo. En 2001 los principales países en cuanto al número de animales eran China, con 454 millones de cerdos, los Estados Unidos, con 59 millones, Brasil, con 29 millones, Alemania, con más de 25 millones y, España, con 23 millones.

A continuación se encontraban, en orden descendente, Vietnam, México, India, Polonia, Rusia y Francia.

A escala mundial, la población de cerdos en 2001 alcanzaba casi los 923 millones.

Enfermedades

En lugares donde las condiciones higiénicas en la crianza y/o forma de alimentación pueden no ser siempre las adecuadas, los cerdos pueden ser portadores de parásitos como Trichinella, causante de la triquinosis,[6] Taenia, o bacterias como Salmonella, Staphylococcus aureus, Listeria monocytogenes, y cepas patógenas de Escherichia coli, todas peligrosas para el ser humano. Por tal motivo, es importante consumir su carne siempre bien cocinada, ya que el calor ayuda a destruir todo tipo de microorganismos.


Denominaciones populares

  • Chancho en Hispanoamérica.
  • Chino en Murcia (España).
  • Chiro.
  • Chon en Cantabria y zonas limítrofes (España).
  • Coche en Guatemala.
  • Cochino. Siguiendo a Cecilio Robelo, el sentido de la palabra cochino en México deriva del náhuatl cochini (dormilón), puesto que los nahuas observaron que este animal duerme por largo tiempo. Citan la expresión sinaloense hacerse cochi (cochi es cochino en Sinaloa), que tiene el sentido de fingir estar durmiendo, para reforzar el nahuatlismo semántico de este vocablo.[7]
  • Cocho en Galicia, Asturias y León (España).
  • Cuche en El Salvador.
  • Cuchi (castellano dialectal, como el empleado en algunas partes de la provincia mexicana, el archipiélago de Chiloé (Chile), y adaptado al quechua de Perú y en la región andina austral de Ecuador (Cañar, Azuay y Loja).
  • Cuino en Chihuahua (México).
  • Cuto en Navarra (España).
  • Gocho, principalmente en España.
  • Gochu en el norte de León y Asturias (España).
  • Gorrino.
  • Guarro
  • Macho en Cuba. Por ejemplo el macho asado en púa es un plato típico cubano.
  • Marrano
  • Puerco
  • Tocino en Aragón y Lérida (España).
  • Tunco en El Salvador.


Véase también

Referencias

  1. ¿Por qué le decimos chancho al cerdo?
  2. «Pre-Neolithic wild boar management and introduction to Cyprus more than 11,400 years ago». Proceedings of the National Academy of Sciences 106 (38):  pp. 16135-16138. 18 de agosto de 2009. doi:10.1073/pnas.0905015106. PMID 19706455. 
  3. 3,0 3,1 «The origin of the domestic pig: independent domestication and subsequent introgression.». Genetics 154 (4):  pp. 1785-1791. abril de 2000. PMID 10747069. http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.fcgi?artid=1461048&blobtype=pdf. 
  4. «Ancient DNA, pig domestication, and the spread of the Neolithic into Europe». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 104 (39):  pp. 15276-15281. 25 de septiembre de 2007. PMID 17855556. http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.fcgi?artid=1976408&blobtype=pdf. 
  5. Plantilla:Google books
  6. «Enfermedades infecciosas del consumo de cerdo.»
  7. Montemayor, Carlos et al. (2007): Diccionario del náhuatl en el español de México, UNAM-GDF, México, pp. 361-362.

Bibliografía

  • Groves, C. P., G. B. Schaller, G. Amato y K. Khounboline. 1997. «Rediscovery of the wild pig Sus bucculentusNature 386:335.
  • Larson, G., K. Dobney, U. Albarella, M. Fang, E. Matisoo-Smith, J. Robins, S. Lowden, H. Finlayson, T. Brand, E. Willerslev, P. Rowley-Conwy, L. Andersson, A. Cooper. 2005. «Worldwide phylogeography of wild boar reveals multiple centers of pig domestication.» Science 307(5715):1618-1621.
  • Lucchini, V. E. Meijaard, C. H. Diong, C. P. Groves y E. Randi. 2005. «New phylogenetic perspectives among species of South-east Asian wild pig (Sus sp.) based on mtDNA sequences and morphometric data.» Journal of Zoology 266:25-35.
  • Robins, J. H., H. A. Ross, M. S. Allen y E. Matisoo-Smith. 2006. «Taxonomy: Sus bucculentus revisited.» Nature 440:E7
  • Nelson, Sarah M. 1998. Ancestors for the Pigs. Pigs in prehistory. UPenn Museum of Archaeology at Google Books.

Enlaces externos

En inglés

Plantilla:Control de autoridades