Acciones

Plaza de España (Santa Cruz de Tenerife)

De Enciclopedia Guanche

Plaza de España, Tenerife

La Plaza de España de Santa Cruz de Tenerife es una plaza de la capital de Tenerife (Canarias) que se construyó en 1929 sobre el histórico Castillo de San Cristóbal, baluarte defensivo que apartó de la isla a piratas y corsarios. La plaza consiste en un espacio de 5.026 m2 presidida por el Monumento a los Caídos una cruz con cripta cerrada en su base y rodeada por dos soldados, proyectada por Tomás Machado y levantada en 1.944. El Monumento a los caidos constituye una clara muestra de la arquitectura monumental franquista, con influencias de la arquitectura fascista italiana.

La Plaza de España tiene la categoría de "Plaza de Interés Insular", dada por el Cabildo de Tenerife a finales de los noventa, junto a la Plaza de la Patrona de Canarias (en el municipio de Candelaria) y la Plaza del Cristo de La Laguna (en la ciudad de San Cristóbal de La Laguna).<ref>Sito del Alcalde de Candelaria</ref>

En la Plaza de España se encuentran importantes edificios como el Cabildo Insular de Tenerife, el edificio de la Sociedad Recreativa Casino de Tenerife, la oficina principal de Correos en Tenerife y diferentes infraestructuras pertenecientes al Puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Anexa a ella se disponen otras tres importantes plazas como son la Plaza del Cabildo, de reciente creación, proyectada por los arquitectos Herzog & De Meuron; la Plaza de la Candelaria, antiguamente denominada Plaza Real o Plaza de la Pila, en honor de una pila o fuente que aún hoy alberga. Esta plaza fue construida durante la segunda mitad del siglo XVI. Cuenta con un obelisco datado del siglo XVIII que representa el Triunfo de la Candelaria. Se trata de cuatro metros de mármol de Carrara, esculpidos por Pasquale Bocciardo; y la Alameda del Duque de Santa Elena la cual fue construida desde finales de 1.787. Alberga una fuente de mármol, encargada en Génova el mismo año de su construcción.

Desde la Plaza de España nace la Calle Castillo, una de las calles comerciales principales de Santa Cruz de Tenerife en cuyas zonas aledañas se encuentran edificios destacados como el Parlamento de Canarias, la Audiencia de Cuentas de Canarias, el Palacio de Carta, la Capitanía General de Canarias, y la sede de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.

El Monumento Central[editar]

La plaza, que ocupa un espacio de 5.026 m2, está presidida por el Monumento a los Caídos una torre en forma de cruz con un mirador en lo alto, cuya base contiene una cripta ya vacía. Este monumento fue construido por idea del Capitán General García Escámez durante el Mando Económico, tras la Guerra Civil. Rodeando la base se encuentra un conjunto escultórico proyectado por Enrique Cejas Zaldívar y Alonso Reyes. La confección de los bocetos se firmó el 25 de octubre de 1944. Ambos disponían de dos meses para modelarlos, y al cabo de este plazo las obras fueron expuestas en el Museo de Bellas Artes. Está formado en total por cuatro piezas escultóricas: la alegoría de la Patria sosteniendo al Caído; una mujer alada representando la Victoria y en alusión a aquellas expediciones marítimas que retornaron gloriosas a su tierra nativa, y dos figuras de soldados en posición de descanso y con una espada entre sus manos, que representan los valores cívico y militar, respectivamente. Las paredes de la base están cubiertas por bajorrelieves.

El Monumento a los Caídos constituye una muestra de la arquitectura monumental franquista, con influencias de la arquitectura fascista italiana.

Remodelación de la plaza[editar]

La plaza ha sido remodelada según diseño de los arquitectos suizos Herzog & de Meuron, ganadores del concurso convocado por la Autoridad Portuaria de la provincia tinerfeña. El proyecto también incluye el Muelle de Enlace de la ciudad, integrando un conjunto que busca el acceso al mar gracias a un espacio continuo. Es por ello llamado Proyecto Muelle-Ciudad.

Lago artificial de la plaza

La plaza ha sido elevada para convertirse en una plataforma que en un futuro se extenderá hasta el mar, eliminando los escalones que rodeaban el monumento. Con un pavimento asfáltico, la nueva plaza luce un lago central de agua marina, con un géiser incorporado, que se puede llenar o vaciar dependiendo de las necesidades de uso. Su suelo es de árido de mármol mezclado con resinas. Rodeando a este lago se encuentran tres pabellones que acogen diversos usos, dos de ellos cubiertos por vegetación según el modelo patentado por Patrick Blanc.

Toda la plaza está iluminada por un conjunto de luminarias de diseño exclusivo para la obra, consistente en piezas en forma de gota de tres tamaños sujetas por cables situados entre varios postes.

El proyecto, además de restaurar en profundidad el citado monumento, ha creado una galería subterránea que permite visitar las ruinas de la base del antiguo castillo, encontradas durante las obras. Además, se reconstruyó el arco de la contigua Avenida Duque Santa Elena, diseñado originalmente por el ingeniero militar Andrés Amat de Tortosa en 1787, y consisente en un pórtico, de casi veinte metros de ancho y nueve de altura, configurado por un arco central, dos laterales, más sus respectivos contrafuertes, con dos esculturas de mármol alegóricas de La Primavera y El Verano.

Otro añadido considerable con respecto al anterior aspecto de este espacio, es el aumento de masa vegetal, con 300 ejemplares de diversas especies, como flamboyanes (o árbol de la llama), higueras australianas (ficus de hoja grande), laureles de indias, jacarandas, pandanos, falsos pimenteros, tuliperos del Gabón, cycas (o palma sagú), cocos plumoso, patas de vaca, palmeras pigmea (o palmeras enana), palmeras canaria, palmeras real, , palmeras abanico mexicana, palmeras abanico californiana y arecas (o palmeras frutos de oro).