Acciones

Lugarejos (Artenara)

De EnciclopediaGuanche

Lugarejos

Municipio: Artenara Bandera artenara.jpg

Archipiélago: Islas Canarias Flag of the Canary Islands.jpg

Isla: Gran Canaria Flag of Gran Canaria.jpg

Distrito:

Código postal:

Ubicación:

Altitud:

Altitud mínima:

Altitud máxima:

Superficie:

Población: 119 hab.

Año:

Densidad:

Gentilicio:

Patrón: [[]]

Patrona: [[]]

alcalde pedáneo: [[]]

Web:




Lugarejos es una entidad de población del municipio de Artenara, en la isla de Gran Canaria. En el año 2007 tenía una población de 119 habitantes.Se encuentra a 5 kilómetros del casco municipal y 1.215 metros sobre el nivel del mar.

Bernegal; siguiendo uno de los modelos gomeros de El Cercado.
Año Población
1887 147
1900 161
1930 192
1940 268
1950 393
1960 284
1970 256
1981 164
1991 136
2007 119


Barrio alfarero

Tres barrios de Artenara: Las Hoyas, Barranco Hondo y especialmente Lugarejos, tuvieron, desde muy antiguo, una destacada actividad locera. Con las piñas del cercano Pinar de Tamadaba, las arcillas rojas de La Hoya de Los Tejeros y aguas abundantes, un grupo de familias se dedicaban a fabricar loza, en guisaderos (hornos) a cielo abierto o en pequeños abrigos o cejos. La tradición alfarera de este escondido pago de las cumbres grancanarias estuvo a punto de desaparecer por completo. El Ceder (más tarde Aider), impulsó un proyecto en 1994 que lo evitaría: compró unas cuevas que habían sido alfar, convocó un curso de alfarería con las dos últimas loceras que aun vivían: Manuela y Carmela,

Teresa Lugo alias Carmela, con la lisadera, y Manuela Santana con gafas y garrota.

y reformó aquellas cuevas hasta convertirlas en Centro Locero de Lugarejos. Aquel mismo año, catorce alumnos y alumnas guisaron 200 piezas de barro.

Nombres inolvidables de este poblado troglodita: Adolfina Cubas Pérez, madre en 22 ocasiones, que se fue a vivir a La Aldea, pero nunca dejó de hacer loza con barro de Lugarejos; Teresa Dolores Suárez (La Cieguita); Manuela Santana Cabrera (1911-1996)[1], Teresa Lugo alias Carmela, aun activa en 2006, trabajando con su nuera Mari León[2] , y un alumno de Teresa la cieguita: Justo Cubas Cubas (quien entre el 73/78 montó en Vega de San Mateo el Museo ChoZacarías, antes de irse a Telde)[3] [4]

Abandonado durante años, el Centro locero de Lugarejos y su entorno se recuperaron en 2011 dentro del Proyecto NOE'Sendactiva' de la Mancomunidad de los Ayuntamientos del Norte de Gran Canaria.[5]

Técnicas y proceso de la alfarería sin horno

La alfarería sin horno practicada en Lugarejos (y arquetípica en La Palma y Fuerteventura) sigue un proceso arcaico prehispánico:

  • Recogida del barro arcilloso, en algunos focos llamado masapé y que según su composición, se mezcla con arena volcánica.
  • Secado al sol en un costal y luego en el interior de un cajón (añadiéndole agua -y arena- con mesura).
  • Amasado, sobar el barro, generalmente de rodillas sobre el suelo, creando el bastón, grueso cilindro del que se irán separando, primero la base del cacharro y luego los churros o rosquetes para levantar las paredes de la pieza: el modelado.
  • Segundo secado, a la sombra uno o dos días. Raspado con un trozo de arco de barril o un cuchillo viejo, bien mojados, al igual que la lisadera (piedra de mar ó callao) para el primer alisado.
  • Añadido opcional de asas o mamelones y secado grande, 3 o 4 días, primero a la sombra y luego al sol.
  • Alisado en seco con las lisaderas, sin mojarlas.
  • Guisado: se cuecen las piezas al aire libre, en primitivos hornos en un hoyo (o apenas entre tres paredes bajas de mampostería).

El tiempo de cochura siempre dependerá del tipo y cantidad de leña, la cuantía de loza a guisar y la meteorología ambiente.

Referencias y enlaces externos

  1. (PATRIMONIO > Alfarería sin horno de Lugarejos)
  2. revista Aguayro de julio/agosto de 2007, número 244.
  3. (MI OFICIO > Alfarero de loza popular de Gran Canaria.
  4. J.Guerrero Martín y Jordi Bellver, Ediciones del Serbal, Barcelona (1988) pag.111 Justo, alfarero errante
  5. Sendactiva en Lugarejos