Acciones

Reserva natural especial del Barranco del Infierno

De EnciclopediaGuanche

Barranco del Infierno
[[Archivo:|250x300px|Reserva natural especial del Barranco del Infierno]]
Espacio Natural Protegido
Grado de protección 30px Reserva Natural Especial
Fecha de creación 1994
País
archipiélago
isla Tenerife
Situación
Coordenadas
Superficie 1.843,1 ha
Visitantes
Año
Estado de conservación
Sitio web



Archivo:Barranco del Infierno.jpg
Barranco del Infierno.


La Reserva Natural Especial del Barranco del Infierno es un espacio protegido emplazado en el municipio de Adeje en Tenerife (Canarias). Esta reserva que cuenta con 1.843,1 hectáreas se caracteriza por la presencia de barrancos profundos, separados por estrechas lomas y distintas formaciones geológicas de interés como los roques del Conde o de Ahiyo o de Ichasagua, el de Imoque y el de Abinque. El Barranco del Infierno también es conocido como Franchoja o Choja.

Descripción

El área protegida establece sus límites con el Parque Natural de la Corona Forestal al norte y, al noreste, con el Paisaje Protegido de Ifonche. Todos estos parajes pertenecen a la Red de Espacios Naturales Protegidos de Canarias. El lugar presenta uno de los cursos de agua permanentes más importantes de Tenerife, destacando en la cabecera del barranco una pequeña cascada que, a juzgar por la erosión observada en ambos flancos del barranco, debió de ser mayor en tiempos anteriores. La red hidrológica de este entorno ejerce un papel importante en el mantenimiento de los distintos procesos ecológicos relacionados con el ciclo del agua.

Vegetación

Entre la vegetación que coexiste en esta reserva destacan especies riparias, que guardan relación directa con el caudal de agua permanente, ecosistemas que, debido a la cada vez mayor escasez de recursos hídricos pluviales, se encuentran en verdadera regresión en el archipiélago. Entre ellas se incluye el sauce (Salix canariensis), especie también presente en Madeira. En los barrancos más intrincados existen restos de vegetación de tipo termófila y de monteverde, como el drago (Dracaena draco), el marmulán (Sideroxylon marmulano), mientras que en las zonas de mayor altitud se encuentran ejemplares dispersos de pinos. Como contrapunto, en las zonas más bajas se observan comunidades de tabaibal-cardonal. Entre los endemismos locales con presencia en la zona destacan una chajorra propia (Sideritis infernalis) y un tajinaste (Echium sventenii).

Fauna

Entre la fauna sobresalen los caracoles y las babosas, y además un ingente número de especies de insectos endémicos. De entre los vertebrados con presencia en el área protegida, las aves más abundantes son el cernícalo (Falco tinnunculus canariensis), el halcón de Berbería (Falco perigrinoides) y la aguililla (Buteo buteo insularum). Finalmente, se puede encontrar la pardela cenicienta (Calonectris diomedea) que nidifica en las zonas interiores de los barrancos.

Arqueológico

La zona es muy importante a nivel arqueológico, pues existen cientos de cuevas que albergaron a muchísimos aborígenes guanches, además de cuevas con grabados rupestres. La mayor colección de momias y utensilios aborígenes encontradas aqui se encuentran en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz de Tenerife.

Véase también

Referencias