Acciones

Cueva de Chinguaro

De EnciclopediaGuanche

La Cueva de Chinguaro es una cueva o gruta situada en el término municipal de Güímar en Tenerife (Islas Canarias). Según los historiadores era la cueva-palacio del mencey Acaimo (Rey guanche de Güímar). En esta cueva los guanches rindieron culto a la Virgen de Candelaria como la diosa Chaxiraxi (adorada en Canarias hasta la conquista española), hasta que más tarde la imagen fué identificada con la Virgen María y fué trasladada por los mismos guanches a la Cueva de Achbinico en Candelaria. Esta cueva fué el primer santuario de la Virgen de Candelaria, y el primer santuario aborigen que contuvo una imagen cristiana en el Archipiélago Canario, aunque en ese momento los guanches seguián en su religión animista, hasta más tarde ser cristianizados. Por esta razón en ella han aparecido diversos utensilios arqueológicos de época guanche, por lo cual la cueva es además un lugar de gran importancia arqueológica. Esta cueva tiene la categoría de Bien de Interés Cultural, y es actualmente una ermita advocada a la Virgen de Chinguaro (una derivación de la advocación de la Virgen de Candelaria) derivada de cuando la imagen de la virgen estaba en esta cueva.


Descripción

Ubicado en el margen derecho del barranco de Chinguaro a una altitud de unos 180 msnm, el complejo se compone de una serie de cuevas y una ermita. Chinguaro ha sufrido una importante transformación entre 2004 y 2007 debido al desarrollo de la primera fase de un proyecto de rehabilitación. Así, se construyó una nueva ermita sobre la cueva original, se crearon nuevos accesos desde la carretera y se acondicionó el entorno paisajístico.[1][2]

El referido proyecto no estuvo exento de polémica, ya que para la profesora de Prehistoria, Antropología e Historia Antigua de la Universidad de La Laguna María de la Cruz Jiménez Gómez «se pasó del proyecto en curso, que tenía como objetivo entrelazar la cultura aborigen del menceyato con los inicios de la historia religiosa de la isla poniendo de relieve el significado histórico del encuentro entre ambas culturas, a un macroproyecto centrado exclusivamente en la historia religiosa, ignorando la trayectoria histórica del lugar».[3]

Historia

El complejo de Chinguaro —voz guanche que según algunos autores puede ser traducida como 'la cueva de reunión'[4]— constituía originalmente un espacio habitacional aborigen compuesto por cuevas, tanto naturales como excavadas en la toba volcánica, y chozas o cabañas adosadas. La tradición etnohistórica sitúa en ellas la cueva habitación de los reyes guanches del territorio de Güímar.

Tras encontrar dos pastores guanches la imagen de la virgen de Candelaria en la playa de Chimisay, el rey de Güímar Acaimo decidió trasladarla a su cueva en Chinguaro, donde fue puesta según Fray Alonso de Espinosa «en un canto de la morada, sobre unas pieles de cabras y ovejas (que otras alfombras ni doseles no tenían), la pusieron». La imagen fue adorada por los guanches en este lugar por treinta o cuarenta años según el mismo autor hasta ser trasladada a la cueva de Achbinico por intercesión de Antón Guanche.[5] Según el médico e historiador Juan Bethencourt Alfonso, la imagen de la Candelaria sustituyó en Chinguaro a un ídolo guanche denominado Chayuga.[6]

Archivo:CuadroChinguaro.jpg
Cuadro de la Virgen de Chinguaro en el interior de la ermita.

Después de la colonización castellana en el siglo xv, el espacio fue transformado abriéndose nuevas cuevas artificiales y creándose tierras de cultivo en las proximidades, además de construirse una ermita sobre la cueva original. Hacia 1912 la cueva fue prácticamente sepultada tras la construcción aguas arriba de la Charca de las Cruces, siendo recuperado su acceso a finales de la década de 1950 por un grupo de vecinos, reconstruyéndose asimismo la ermita. Sin embargo, ya en los años setenta la ermita se encontraba en ruinas, siendo trasladado el cuadro de la Virgen de Chinguaro a la parroquia de San Pedro de Güímar.

El entorno permaneció prácticamente abandonado hasta que en la década de 1990 se llevaron a cabo varias prospecciones arqueológicas, incoándose además expediente para su declaración como Bien de Interés Cultural en 1993. Finalmente, en 2001 se llevó a cabo un concurso de ideas para desarrollar el proyecto de rehabilitación antes mencionado, siendo elegido ganador el denominado Tajea de los arquitectos José Lucas Delgado Gorrín, Carlos Bermejo Díaz Calvo y Francisco Javier Carrancho Montero, y financiado conjuntamente por el Cabildo insular, el Obispado y el Ayuntamiento de Güímar. [7] El proyecto sufrió una modificación en 2006 para trasladar el nuevo templo y salvaguardar así las ruinas de la primitiva ermita.[8]

La nueva ermita fue consagrada el 20 de octubre de 2007 por el obispo Bernardo Álvarez Afonso, dándose culto en ella al cuadro de la Virgen de Chinguaro.

Véase también

Notas


Referencias

  1. El Día: Inaugurada la primera fase de la rehabilitación de Chinguaro
  2. El Día: La mejora del sitio histórico de Chinguaro ha sido reanudada
  3. El patrimonio arqueológico ¿un bien a proteger? El proyecto de rehabilitación del sitio histórico de Chinguaro (Güímar. Tenerife) Jiménez Gómez, Mª de la Cruz: XVIII Coloquio de Historia Canario-americana (2008).
  4. Reyes García, Ignacio Diccionario Ínsuloamaziq. Fondo de Cultura Ínsuloamaziq, Santa Cruz de Tenerife, 2011.
  5. [1] Espinosa, Alonso de: Historia de Nuestra Señora de Candelaria 1952 (original: 1594)
  6. Bethencourt Alfonso, Juan: Historia del Pueblo Guanche: Etnografía y organización socio-política.
  7. Chinguaro, siglo XXI
  8. [https://eldia.es/sur/2005-09-02/6-Cabildo-modifica-proyecto-rehabilitar-Chinguaro.htm El Cabildo modifica el proyecto para rehabilitar Chinguaro


Enlaces externos