Acciones

Pozo de la Salud

De EnciclopediaGuanche

El Pozo de Sabinosa, o Pozo de la Salud, entre los años 1911 y 1913. Detalle de una fotografía de J. Blancas Laforet.

El Pozo de la Salud, o Pozo de Sabinosa, es un lugar en la costa del pueblo de Sabinosa, término municipal de La Frontera, en la Isla del Hierro (Islas Canarias), famoso por su pozo de aguas minero-medicinales.

Historia del Pozo

A lo largo de los últimos siglos, la Isla del Hierro sufrió tremendas sequías y la escasez de agua forzó la emigración de parte de su población. El pozo fue perforado entre los años 1702 y 1704, para abastecerse de agua potable. Y, a pesar de que sus aguas salieron un tanto salobres, fueron muy bien aprovechadas para dar de beber a los animales, que las aceptaban con gusto. Con el tiempo se constató que las personas que bebían el agua de este pozo gozaban de mejor salud.

Ya en el siglo XIX, se extendió la fama de estas aguas a otras islas, desde donde partían enfermos necesitados de mejoría. Desde Tenerife llegó desterrado el médico Leandro Pérez, que comprobó las propiedades curativas de las aguas del Pozo de Sabinosa.[1] En 1843-1844 fueron declaradas aguas minero-medicinales. Y en la última década de ese siglo, el agua se recogía en garrafones y se exportaba a Cuba y Puerto Rico.

En el siglo XX, el ingeniero militar José Rodrigo-Vallabriga Brito fue uno de sus máximos propagandistas. En 1945 registró el nombre "Aguas de Sabinosa", y en los años 50, y comienzos de los 60, embotellaba el agua para su venta en farmacias y tiendas de las islas. También construyó el antiguo balneario, que quedó abandonado tras su muerte en 1965.

En 1949 preparaba los baños calientes Valentina Hernández conocida como Doña Valentina, la de Sabinosa,[2] junto con su marido Esdras. Y es que el tratamiento incluía baños a 45 grados, y beber diariamente varios litros de agua.

Doña Valentina es considerada como una figura legendaria del folclore canario.[3] Era cantadora y tamborilera. Consiguió preservar la antigua herencia musical de la isla. Su ejemplo es único en la historia de la música tradicional canaria. Gracias a esta mujer, el folclore herreño conserva toda su pureza y todos sus misterios. Y en el Pozo de la Salud, en los momentos de descanso, los enfermos y acompañantes escuchaban sus antiguas melodías.

En los años 70 y comienzos de los 80, del siglo XX, Doña Rosa era quien preparaba los baños, junto con su marido, en su establecimiento conocido como "Casa Rosa", en las inmediaciones de la boca del pozo. Era una señora de Gran Canaria , que se mudaba a El Hierro en la temporada de baños (de mayo a octubre).

Por último, en los años 90 se construyó un moderno hotel, que ha servido como alojamiento turístico convencional, además de ofrecer la posibilidad de tomar los baños tradicionales.

En la actualidad

El Hotel-Balneario Pozo de la Salud está cerrado temporalmente por obras de mejora, estando prevista su reapertura a lo largo del año 2010. Este hotel es gestionado por el Cabildo Insular de El Hierro.

La reapertura se está demorando porque el Cabildo está evaluando una posible contaminación de las aguas, y las medidas a tomar para recuperar su calidad original.

En marzo de 2010, [4] se ha propuesto la idea de un futuro congreso internacional de aguas minero-medicinales, para cuando todo esté resuelto.

Referencias

  1. Carlos Quintero Reboso, El Hierro. Una isla singular. Tomo II. Siglos XIX y XX, La Laguna, Centro de la Cultura Popular Canaria, 2001, pág. 40. ISBN 8479263741
  2. Jacinto del Rosario, Viaje estrambótico en busca del Pozo de Sabinosa, o Viaje estrambótico al Pozo de la Salud. Santa Cruz de Tenerife, Jacinto del Rosario, 1950.
  3. VV.AA. La enciclopedia de canarios ilustres. La Laguna, Centro de la Cultura Popular Canaria, 2005, pág. 196 y ss. ISBN 8479265167
  4. Propuesta de un Congreso de Aguas minero-medicinales en la isla de El Hierro. El Hierro Digital, 21 de Marzo de 2010.

Enlaces externos