Acciones

Economía de Canarias

De Enciclopedia Guanche

La economía de las Islas Canarias en la actualidad está basada en el sector terciario (74,6%), principalmente turismo, lo que ha propiciado el desarrollo de la construcción. Origen de los turistas: españoles (30%), alemanes, ingleses, suecos, rusos, franceses, suizos, holandeses y otras nacionalidades europeas.

La industria es escasa, básicamente agroalimentaria, de tabaco y de refino de petróleo (Refinería de Petróleo en S.C. de Tenerife, la mayor del estado). Tras la ocupación del Sahara Occidental por parte de Marruecos, la cual afectó al banco pesquero canario-sahariano, las industrias de conservas y salazón de pescado desaparecieron.

Sólo está cultivado el 10% de la superficie, siendo de secano la mayoría (cebada, trigo, vid y papas), y de regadío una minoría (principalmente, plátanos y tomates). La agricultura de regadío está orientada al comercio con el resto del estado y con la Unión Europea. Se ha iniciado también la exportación de otras frutas tropicales (aguacates, piñas, mangos y otros cultivos de invernadero) y flores. La ganadería, principalmente caprina y bovina, es escasa, tras haber sufrido un importante retroceso en las últimas décadas. Es la segunda región pesquera del Estado Español.

Agricultura y silvicultura[editar]

Cultivos en La Geria, Lanzarote

En las Canarias, a pesar de que hasta hace unas décadas era una sociedad fundamentalmente agraria, en la actualidad el peso de la agricultura es escaso aunque algunos de sus productos son muy afamados. La agricultura canaria sólo cubre la quinta parte de las necesidades alimenticias de la región. Los cultivos tradicionales de secano se han convertido, en la práctica, en una agricultura a tiempo parcial, para agricultores que tienen ingresos en otros sectores. El secano prácticamente ha desaparecido a favor del regadío, (u otros usos del suelo). Esto permite el autoconsumo y un pequeño abastecimiento interior, pero no alcanza para las necesidades de la región.

El cereal prácticamente ha desaparecido. En su suelo ahora se cultiva la viña, la papa y frutas y hortalizas. Estos cultivos se localizan en las zonas medias y altas de Tenerife, Gran Canaria y La Palma, y casi todas las tierras de cultivo del resto de las islas.

Una característica del área de cultivo canario es un recurso al abancalamiento de las vertientes, ya que estamos en una región muy montañosa. Las vertientes de barlovento, entre los 500 y los 1.000 metros, encontramos los cultivos más necesitados de humedad, gracias al mar de nubes. A sotavento están los cultivos con menos necesidades de agua.

Tradicionalmente había un policultivo de secano que atendía a las necesidades locales: papas, cereales, vid, frutas, legumbres, verduras, etc. Pero hoy en día los cultivos rentables están dirigidos al mercado y ninguno de esos productos son significativos.

cultivo de plátano.

El plátano es el producto estrella de la agricultura canaria, tanto por su calidad como por su difusión. El regadío ha permitido disminuir la superficie de cultivo manteniendo, e incluso aumentando, la producción; pero en la actualidad este es el principal factor limitante para la expansión del plátano, ya que los recursos acuíferos son limitados. Se cultiva en explotaciones de tamaño medio y grande. En algunas comarcas adopta el carácter de monocultivo. La Palma es la principal isla productora de plátanos. También es muy importante para la economía de El Hierro y La Gomera. En Tenerife (el valle de la Orotava) y Gran Canaria las plataneras entran en competencia con el turismo, por lo que se ha reducido la producción. El mercado exclusivo del plátano de canarias es España.

El segundo cultivo en importancia es el tomate. Casi toda la producción se exporta, principalmente a Gran Bretaña y Holanda, por lo que deja muchas divisas. En el resto de España debe de competir con otras regiones productoras y las importaciones marroquíes. La principal isla productora es Tenerife, sobre todo al sur de la isla, pero ya hay claros signos de competencia con el turismo. Se hace necesario un aumento de la productividad. Gran Canaria es la otra gran isla productora de tomate; también en el sur de la isla, la que tiene menos presión turística. Fuera de estas islas sólo Fuerteventura tiene una producción significativa.

El pepino es el tercer producto agrícola canario. Se cultiva en invernadero y está asociado a otros productos hortícolas, como el pimiento. De todas formas su producción está muy lejos del plátano y el tomate. No llega a exportarse. En la península hay otras regiones productoras mucho más importantes.

También, el calor de los invernaderos ha surgido una importante producción de flor. Al poder producir en todo el año esta flor es un importante producto de exportación. Es, con diferencia, el cultivo que más beneficios deja al empresario, por lo que permite la existencia de explotaciones muy pequeñas. Las principales flores son el clavel, que no necesita de invernadero pero sí de rotación, y la rosa. La presencia de aeropuertos internacionales en todas las islas, principalmente del de Tenerife Sur, ha permitido poner en contacto las regiones productoras con sus mercados. La apertura de los mercados europeos ha dado un impulso importante a este cultivo, sobre todo en los meses de invierno, cuando no tienen competencia.

cultivos en terrazas.

La cebolla es el principal cultivo de secano. Le siguen los cítricos y las frutas tropicales: aguacate, papaya, piña, etc. La parte de esta producción que se exporta lo hace al resto de España. Casi toda la piña canaria se cultiva en El Hierro.

Tabaco tiene una producción modesta, pero la ventaja de que toda ella es para la exportación.

El resto de los cultivos significativos canarios sólo tiene alcance regional, las papas, que tienen una variedad de patata muy característica y con las que se elaboran las tradicionales papas arrugadas, y el vino de La Geria, con su característico paisaje de viñedo amurallado en media luna para proteger cada planta de los vientos, son los más reseñables.

La explotación forestal es testimonial, pero los montes y los bosques tiene, en Canarias una importancia ecológica de primer orden. Los bosques cubren el sobre el 13% de la superficie total. La conservación de la laurisilva es un recurso turístico de primer orden. El principal recuso forestal maderero proviene del pino canario. La madera de pino canario es de muy buena calidad, pero tiene una distribución muy limitada y no es posible aumentarla, por lo que su valor ha caído en el mercado al no poder satisfacer la demanda. Tampoco es una madera de lujo.

Ganadería[editar]

La ganadería es un sector más modesto, si cabe. Ha sido siempre una ganadería destinada al consumo interno isleño. La escasez de prados con forraje siempre ha sido un obstáculo para el desarrollo ganadero. De la tradicional cabaña de carga sólo sobrevive un pequeño resto de camellos para los turistas. Es la única cabaña de camellos de España. Estamos ante una ganadería estabulada, que se encuentra en las regiones más altas. Tengamos en cuenta que la ganadería requiere grandes cantidades de agua, aparte de pasto. La actual cabaña no tiene nada que ver con la ganadería tradicional. Además, es muy corta y debe de recurrir a la importación.

La cabaña ovina y caprina siempre ha sido la más importante del archipiélago, presente desde época precolonial (siendo esta la principal fuente de recursos de los guanches). Le ha seguido en importancia la porcina, y por último la bovina. Todas muy lejos de satisfacer la demanda regional, y a pesar del impulso que el turismo ha supuesto para estos negocios, en las últimas décadas ha habido una reducción drástica de la actividad ganadera, propiciada por el auge de la construcción (que limita las zonas de pastoreo), la terciarización de la economía, y la implantación de medidas económicas que benefician la importación de productos alimenticios.

Por el contrario la cabaña avícola sí ha tenido un incremento considerable. Ella sola casi es capaz de satisfacer la demanda interna, sobre todo de huevos y aunque no la de pollo, debido a la fuerte competencia de los productos importados. La mayor parte de las granjas avícolas están en Gran Canaria.

Pesca[editar]

El sector pesquero canario ha estado siempre en segundo plano con respecto a la agricultura. Tanto aguas interiores del archipiélago, como el banco canario-sahariano, ha estado explotado por gallegos y andaluces. Además, hay problemas de jurisdicción con Marruecos y Mauritania. Se trata, en su mayor parte, de una flota artesanal de empresas familiares que tiene su sede, mayoritariamente, en Gran Canaria y Lanzarote. La flota de litoral, y del interior de las aguas canarias, apenas tiene importancia económica, pero genera mucho puestos de trabajo debido a su carácter familiar.

Las Arte de pesca más utilizadas son artesanales, con un predominio del anzuelo, con el que se pescan túnidos, y el cerco, con el que se pesca caballa. También se capturan sardinas, cefalópodos, etc.

La pesca canaria se consume mayoritariamente en la región. Muy poca de ella se transforma o se congela para la exportación o la venta en la península.

Minería y energía[editar]

La minería canaria nunca ha tenido gran desarrollo. El carácter volcánico de su roquedo ha limitado mucho sus posibilidades mineras. Sí hay una cierta actividad cantera para proporcionar piedra de construcción (extracción de áridos). Otra actividad vinculada a la minería es la construcción de galerías a fin de aprovechar el agua subterranea para el consumo.

La producción de energía eléctrica es importante pero de carácter regional. Canarias produce toda la energía eléctrica que consume, pero el consumo no es muy grande ya que aunque el desarrollo turístico ha hecho aumentar mucho la demanda, esta sigue siendo baja a causa de la baja dotación industrial. A parte de los aeropuertos y las zonas de alta concentración turística, los pozos y la desalación de agua de mar son quienes más energía eléctrica demandan. La mayor parte de la electricidad se obtiene por medios termoeléctricos. La energía hidroeléctrica tiene poca presencia debido a las irregularidades de las precipitaciones. La energía eólica, aunque en aumento, está poco representada, y aún muy por debajo de sus posibilidades.

Las principales centrales termoeléctricas son: Candelaria (Santa Cruz de Tenerife). Granadilla (Santa Cruz de Tenerife), Los Guinchos (La Palma), Llanos Blancos (El Hierro), San Sebastián-El Palmar (La Gomera) Barranco de Tirajana-Juan Grande (Gran Canaria), Guanarteme (Gran Canaria), Jinámar (Gran Canaria), Las Salinas (Fuerteventura), Punta Grande (Lanzarote). Es decir, todas las islas tienen su central termoeléctrica, que funcionan con gasoil.

Industria[editar]

La producción industrial canaria siempre ha sido escasa, principalmente a causa de que apenas encontramos en la región materias primas industrializables. La poca industria que hay depende de la importación de los recursos, bien brutos bien semielaborados. El valor añadido de los productos industriales canarios no es muy grande, por lo que el beneficio es escaso. Además la industria canaria encuentra otro factor limitante: la importación de productos foráneos a precios muy baratos, gracias a la existencia de un arancel muy bajo.

En Canarias podemos distinguir dos tipos de industria bien diferenciados, la que atiende a la demanda interior y la dedicada a la exportación. Las empresas que atienden el mercado interior suelen tener un tamaño pequeño o medio, y con una dotación tecnológica media o baja. Esto suele ser suficiente para atender las necesidades de la región, incluso en régimen de monopolio de facto. Las dedicadas a la exportación son empresas más grandes y más complejas tecnológicamente. Especialmente destaca la industria agroalimentaria, y asociada a ella la industria del frío.

Las principales industrias canarias están en los sectores del tabaco, los derivados del petróleo y las conservas de pescado. La industria tabaquera depende de las importaciones de hoja de tabaco, ya que el que se cultiva en las islas no llega para atender la demanda. Para atender las necesidades de derivados del petróleo en la comunidad tenemos tan sólo la refinería de Santa Cruz de Tenerife. A parte de esto, y con una importancia mucho menor, existe una compañía de cementos en Tenerife y alguna papelera que cubre la demanda de embalajes. Hay que señalar la industria de desalinización de agua del mar, y la de agua embotellada, muy importante en una región en la que los recursos de agua son limitados y dispersos y la demanda alta y concentrada. También se ha desarrollado una industria química que ofrece abonos e insecticidas para la agricultura.

Pero el auténtico sector industrial en canarias es el de la construcción. Este sector está hipertrofiado, ya que atiende a las necesidades de construcción del turismo, las obras públicas y el crecimiento urbano. Ella sola supone más del 50% del VAB industrial. No obstante, es un sector que emplea mucha mano de obra, y en el que el equipamiento tecnológico es muy bajo. Existen muchas pequeñas empresas de construcción con escasos recursos y carácter casi artesanal, aunque también están presentes las grandes empresas.

Tenerife y Gran Canaria acumulan más del 80% de las plantas industriales y más del 90% del empleo del sector. También son el principal mercado de las islas. La industria del resto de las islas está relacionada con el sector agroalimentario: tabaco en La Palma, conservas de pescado en Fuerteventura, quesos en El Hierro, vinos en Lanzarote, etc. Los principales polígonos industriales son los de Güímar y Granadilla en Tenerife y Arinaga en Gran Canaria. A pesar de las políticas favorables para la localización industrial, las grandes empresas no se han radicado en Canarias de manera significativa.

Sector terciario[editar]

La economía de Canarias está volcada sobre el turismo. Genera la mayor parte de los servicios. De él depende la construcción y los servicios para los turistas: avituallamiento y comercio exterior naval y aéreo. Pero en la economía canaria el comercio también ha tenido una importancia grande. Hasta la entra en la Unión Europea las islas Canarias tuvieron regímenes fiscales y aduaneros privilegiados, de manera que la importación de productos, que se introducían en España, fue una de las actividades fundamentales de su economía. Durante muchos años los españoles que iban a Canarias no sólo era para pasar unas vacaciones, sino para hacer una serie de compras de productos de alto valor añadido que en la península eran mucho más caros. Con la entrada en la UE esto cambió, pero se siguen dando situaciones diferenciales con respecto a las importaciones, que se negocian según se van agotando los plazos.

La calidad de la oferta turística en Canarias es de primer orden mundial. Además se mantiene durante todo el año, gracias a un clima dulce. En realidad la época veraniega sólo es la de más afluencia de turistas por que es la época vacacional para la mayoría de la gente. El turismo aporta el 70% del PIB. El turismo canario despegó en 1957 con la regularización de las líneas marítimas entre las islas y la península, y explotó de manera espectacular en los años 1970 con el incremento de los vuelos regulares y los chárter. De esta manera no sólo llegan las personas, sino las mercancías que consumen.

Zona turística en Gran Canaria.

Los principales destinos turísticos son Tenerife y Gran Canaria. En Tenerife destaca la costa sur: Los Cristianos y Playas de América, principalmente, seguido de Los Gigantes y Puerto Santiago. Fuera de estos lugares destacan Puerto de la Cruz, Costa de los Realejos, Punta Hidalgo, Bajamar y la propia Santa Cruz de Tenerife. En Gran Canaria también destaca la costa sur: Maspalomas, San Agustín y Playa del inglés, aparte de la propia Palma de Gran Canaria (Las Canteras). De lejos le sigue Lanzarote, donde sobre sale Puerto del Carmen, pero también Costa de Teguise, Arrecife, La Santa y Playa Blanca. Fuerteventura también es un importante destino turístico. Destacan Corralejo y Morro del Jable (Jandía), pero también Caleta de Fuste. En esta isla la capital, Puerto del Rosario no es un destino significativo. Las demás islas tienen una presión turística mucho menor. En La Palma los destinos principales son Santa Cruz de la Palma, y Los Llanos de Aridane. En La Gomera el turismo se concentra en San Sebastián de la Gomera, Valle Gran Rey y Playa Santiago. Y en El Hierro el turismo se concentra en Valverde.

En Canarias el turismo de extranjeros es dominante sobre el nacional. Entre ellos un número creciente, sobre todo de jubilados, se termina instalando en las islas definitivamente y adquiriendo propiedades.

La demanda turística ha promovido la construcción de grandes urbanizaciones que han expoliado el recurso paisajístico de las principales áreas, generando fenómenos de rechazo. Esto, junto a unos precios altos, ha hecho que el crecimiento del turismo en las islas se reduzca. Era el modelo turístico de la Costa del Sol y el Levante. Se construyeron miles de plazas de hotel y barrios nuevos. En Canarias apenas hay cámpines. Algunos de ellos eran de nueva planta y en ellos faltaban los servicios mínimos, pero esto se ha ido corrigiendo con el tiempo. Este era un turismo de sol y playa, que hoy en día se mantiene aunque hay profundos esfuerzos para diversificarlo. Hoy en día es notable el turismo naturalista, que visita los parques nacionales canarios. También hay un turismo cultural, en la temporada de grandes fastos, como los carnavales o el festival de música. Aunque esto sólo se mantendrá mientras se organicen estos eventos.

A parte del turismo el comercio es el sector más dinámico, el que más empleo genera y el que más valor obtiene. Se trata de pequeños comercios de carácter familiar. Las grandes superficies son de capital foráneo. Unido al comercio se desarrolla el sector del transporte y las comunicaciones. El desarrollo turístico a necesitado de un sector financiero creciente, que hoy en día tiene carácter público y tiene proyección fuera de la comunidad.